Recomendaciones para vivir el Adviento

Si María hubiese dicho “no” al mensaje del ángel, que le traía la invitación de Dios para que aceptara libremente ser la Madre del Mesías, anunciado por los profetas y anhelado apasionadamente por Israel, hubiera tenido lugar la tragedia más triste de la historia de la humanidad… Su No hubiera hecho más daño que el no de nuestros primeros padres al desobedecer el mandamiento de Dios…

“Pero donde abundó el pecado sobreabundó la gracia” (Rom 5,20). La voluntad del Padre era para María su alimento, su luz, el aliento de su existencia, por ello no podía dejar de cumplirla, por muy difícil que se le manifestara.

Sabemos que cumplir la voluntad del Padre no fue fácil ni para Ella ni para su Hijo… El Sí de María en la Anunciación la vaciaba de sí y la crucificaba, pero el no hubiera supuesto la negación de sí misma.

Algunas orientaciones prácticas que nos pueden ayudar a vivir el Adviento con María y como María: 

1- Tener un rato diario de lectura de algún libro, folleto o revista que nos hable de la stma. Virgen. (capítulo VIII de la Lumen Gentium y nº 5 del Catecismo…)

2- Intentar imitar o copiar algún rasgo de la vida de la Virgen: humildad, servicio fraterno, castidad según nuestro estado, fidelidad a la propia vocación, ayuda sacrificada y amable a personas o familias necesitadas.

3- Obsequiar diariamente a la Stma. Virgen con algún acto voluntario grato a la Señora, ofreciendo nuestro trabajo, nuestros sufrimientos, prolongación de la oración diaria o de la lectura espiritual, lectura de la Palabra de Dios, cumplir más perfectamente nuestros deberes cotidianos…

4- Rezar con filial esmero los textos litúrgicos propios de Adviento sobre todo los feriales del 17 al 24 de diciembre, y rezar el santo rosario.

5- Hacer una buena confesión para vivir con el alma limpia como María.

¡CAUSA DE NUESTRA ALEGRÍA, RUEGA POR NOSOTROS!

Don Dámaso Eslava Alarcón.
Sacerdote diocesano

+ Y no dejes de leer la carta de Adviento de D. Dámaso